Internet es el medio al que hemos dado forma, y ahora es Internet quien nos da forma a nosotros

2011 - 07 - 19

En 1967 Marshal McLuhan publicó Understanding Media, una obra sobre los medios de comunicación con un enfoque multidimensional que modificó el estructuralismo alrededor del estudio de medios. McLuhan centraba sus reflexiones alrededor de la dicotomía medio-mensaje.

"Formamos nuestras herramientas y luego éstas nos forman."

Una sentencia atemporal, simple y certera que McLuhan escribió en la época en la que la televisión estaba llegando al gran público.

Extrapolando la sentencia podemos decir que Internet es el medio al que hemos dado forma, y ahora es Internet quien nos da forma a nosotros. No solo a nivel de hábitos sino de actitudes, aptitudes y conducta.

Ilustración sobre la elección. Fuente: eduardoaranda.com

La sobrecarga de información

En 1970 Alvin Toffler acuña el término information overload, traducido como sobrecarga de información (o más recientemente infoxicación). Una expresión que hace referencia a la existencia de demasiada información para tomar una decisión o permanecer informado sobre algún tema.

La clave de la infoxicación no está solo en la dificultad de ordenar y clasificar la información existente, incluye además la incapacidad de gestionar la tasa de nueva información generada. Grandes y pequeñas fuentes de información lanzan su contenido a la red con poca o ninguna categorización, aumentado el cúmulo de contenido por clasificar.

Cualquier usuario de la red por tanto se verá afectado por el desorden informativo. Podemos entender que en cierta época pasada el gran esfuerzo del usuario estaba en la búsqueda y localización de una fuente de información. Ahora la fuente de información la tiene al alcance de la mano, pero su principal esfuerzo es seleccionar un recurso fiable entre una gran oferta disponible.

Por tanto los hábitos del individuo buscador de información han tenido que cambiar para adaptarse al nuevo medio, Internet. La actitud del individuo al enfrentarse a una búsqueda ha cambiado, las aptitudes necesarias también, y por supuesto la conducta resultante es otra.

Usuario frente a un buscador de internet. Fuente: que.es

Las aptitudes del internauta

Internet es una inmensa fuente de información que a día de hoy es fácilmente accesible, en el hogar o a través de dispositivos personales. Por tanto los individuos con habilidades para buscar información pueden encontrar un sustituto perfecto para, por ejemplo, la capacidad para recordar. En cierta manera Internet puede usarse como memoria, y esto desviará el esfuerzo mental del individuo hacia otras tareas.

La revista Science publicó el 4 de julio de 2011 un artículo en el que hacía referencia a cuatro estudios con resultados similares acerca de la memoria. Internet se ha convertido en una base de datos externa, así el internauta ha ido perdiendo capacidad para retener información en la memoria, pero se ha vuelto más habilidoso para encontrarla rápidamente.

En estos estudios cuando los individuos no conocían la respuesta a alguna cuestión planteada, inmediatamente pensaban en su ordenador como el medio para obtener la información. Además si los individuos pensaban que era una información fácil de encontrar, no se molestaban en recordarla. De esta manera centraban sus habilidades en el acceso a la información y no en la información en si.

Por otra parte en el año 2003 la universidad de Berkeley publicaba que se había duplicado la información global en los tres años anteriores. Ocho años después, en junio de 2011 IDC estima que la información disponible se dobla en menos de dos años. Por lo tanto la cantidad de información no solo crece cada año, sino que crece además la velocidad a la que aumenta la información. Por tanto cada día gestionar la información que llega es más laborioso y el ser humano genera más habilidades para hacerle frente.

La capacidad de cribar y desechar la información no útil se ha vuelto fundamental. Los internautas utilizan teletipos, titulares y las primeras líneas de un texto para dar valor o no a la información. Estos mismos hábitos suponen una alteración de las aptitudes, pues se procesan muchos más flashes de información pero se profundiza menos en cada texto. Las habilidades de criba desarrollada a raíz del nuevo panorama suponen que el internauta sea capaz por ejemplo, de forma inconsciente, de ignorar palabras escritas en letras grandes y color rojo. Éstas se relacionan con anuncios publicitarios y por tanto información no útil.

Éstas habilidades también han supuesto la desatención de algunas otras. Según el University College de Londres, y más cercano el Observatorio Andaluz de la Lectura, los internautas nativos suelen tener más dificultades para concentrarse, leer textos largos y comprender argumentaciones extensas. La tendencia apunta por tanto hacia un internauta sin referencia fija y que trata con información muy heterogénea de diferentes fuentes. De hecho actualmente si una web no responde en 10 segundos, casi la mitad de los usuarios buscarán otra web.

Diagrama de redes sociales

Los medios y los usuarios se moldean mutuamente

Por tanto la relación de influencia que existe entre medios de comunicación y usuarios es de tránsito en ambas direcciones, como postuló McLuhan. Posiblemente la morfología de la comunicación ha influido en el pasado, lo hace en la actualidad y probablemente también marque actitudes y aptitudes del ser humano en el futuro.

Add a comment